Los asuntos de Copyright se tratan con detalle en la parte inferior de la página.

Entradas por categorías

lunes, 22 de agosto de 2016

Tonteando por Liverpool

Semana del lunes 15 al domingo 21 de agosto de 2016

Bueno, esta semana no he hecho nada que se pueda considerar destacable en el sentido de hacer excursiones y tal. Simplemente, he estado dando vueltas por Liverpool.

El lunes vino a vernos el chaval que dos personas de este viaje (Andrea y yo) conocemos del viaje a Irlanda de hace dos años, el que está trabajando en Chester y vimos cuando la excursión a Chester (Jesús). Así que dicho lunes, Andrea, Jesús, otro chaval (Mubark, creo que se escribe su nombre, es de Arabia Saudí, así que no estoy segura, pero se pronuncia “Mubarak”) y yo, fuimos a cenar a un restaurante hindú.

El resto de la semana ha sido más bien dar vueltas por el centro de Liverpool, bicheando el centro comercial, merendando en Coffee Nero, y poco más.



El sábado me acerqué a los dos estadios de fútbol que hay en la ciudad: el del Liverpool F.C. (el conocido Anfield) y el del Everton F.C., puesto que están cerca el uno del otro.

Me hice fotos al lado de cada uno de los estadios y me compré una camiseta de cada equipo. Pero no de las equipaciones, que deben ser caras y me deben quedar mal, sino simplemente camisetas normales con referencias a los equipos.

NO, no soy ni del Everton F.C., ni del Liverpool F.C., ni me interesa el fútbol más allá de la selección española, PERO es lo que tiene ser turista… Jamás me he hecho fotos cerca de los estadios del Betis o del Sevilla, a pesar de que he pasado muchas veces cerca de cada uno de ellos… Jamás me compraría una camiseta del Betis o del Sevilla… Y, en general, no me interesan los clubes de fútbol. PEEEERO esa ansia que nos entra a los turistas por demostrar que hemos estado en un sitio, nos incita a hacer cosas que no haríamos en nuestras ciudades. En fin, las camisetas que he comprado me quedan bien, así que al menos les daré uso.




El domingo fuimos a tomar el típico “desayuno inglés”. En realidad, sólo lo hacen los findes, y las familias que lo hacen. Bueno, eso ya lo explicaré en otra entrada sobre mitos y verdades de los ingleses.



Después hicimos un tour de los Beatles en taxi… Porque nos salía gratis, ya que era una de las excursiones que teníamos incluidas. Quiero decir con ello, que no pagaría por eso… Es decir, no es que esté mal, ni mucho menos, pero sólo merecería la pena pagar para los MUY fans de los Beatles. Simplemente, nos llevaron en taxi a sitios que tenían algo que ver con ellos, como las casas en las que se criaron de pequeños y los sitios que solían frecuentar por uno u otro motivo.





Después de eso, fuimos a una bolera. Me gustó el sitio.

miércoles, 17 de agosto de 2016

Centro comercial, segunda parte del World Museum, museo marítimo, excursión a York y excursión a Sefton Coast


Bueno, esta vez sí que no recuerdo cuándo he hecho cada cosa durante la semana… Simplemente, los recuerdos bailan en mi cabeza. De hecho, como he estado incluso un poquillo más atareada, no he podido escribir la entrada ni durante el fin de semana, ni ayer lunes. Voy a intentarlo ahora, antes de que ya no recuerde absolutamente nada.

A principios de semana, no recuerdo qué día, fui con una compañera a dar una vuelta al centro comercial, y me acabé comprando un libro.


Otro día, fui con ella y otra compañera de nuevo al World Museum, a terminar de verlo. En las plantas que nos quedaban por ver, estaban los dinosaurios y las cosas del espacio. No entramos al planetario, porque había que pagar y porque además sólo se podía entrar a horas concretas. Pero bueno, vimos todo lo que era gratuito.



No recuerdo si fue el mismo día, pero creo que sí, el que fuimos a ver la biblioteca.


Otro día… O el mismo… Bueno, la verdad es que no lo sé… Fuimos a ver el museo marítimo. El caso es que en dicho museo había una planta entera dedicada al Lusitania, otra dedicada al Titanic y otra a la esclavitud.



Respecto a lo del Titanic, desde que llegué a Liverpool, he estado teniendo un par de dudas: ¿desde dónde zarpó? ¿Dónde fue construido?

La razón por la que tenía estas dudas desde que llegué, es el hecho de que he estado en Belfast (hacer click AQUÍ) y allí hay OTRO museo del Titanic. Desde entonces, pensaba que el Titanic había sido construido en Belfast y había zarpado desde allí, PERO al llegar a Liverpool, además de las alusiones a los Beatles, también he visto alusiones al Titanic y gente diciendo que había sido construido aquí.

Eso me ha hecho decidirme a tirar de Wikipedia y tratar de aclarar las dudas:

El RMS Titanic fue un transatlántico británico, el mayor barco de pasajeros del mundo en el momento de su terminación, que se hundió en la noche del 14 al 15 de abril de 1912 durante su viaje inaugural desde Southampton a Nueva York. En el hundimiento del Titanic murieron 1514 personas de las 2223 que iban a bordo, lo que convierte a esta tragedia en uno de los mayores naufragios de la historia ocurridos en tiempo de paz. Construido entre 1909 y 1912 en el astillero Harland and Wolff de Belfast, el Titanic era el segundo de los tres transatlánticos que formaban la clase Olympic, propiedad de la naviera White Star Line, junto al RMS Olympic y, posteriormente, el HMHS Britannic.
(Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/RMS_Titanic )

La Oceanic Steam Navigation Company (en español: Compañía Oceánica de Navegación a Vapor), mejor conocida como White Star Line, fue una importante compañía naviera británica dedicada al transporte de pasajeros y carga durante el siglo XIX y XX. La White Star Line es conocida principalmente por el hundimiento de uno de sus buques principales, el RMS Titanic, así como también por el de su buque gemelo, el HMHS Britannic, durante la Primera Guerra Mundial.

La empresa fue fundada en Liverpool (Inglaterra) en 1845 con el nombre "White Star Line" por John Pilkington y Henry Threlfall Wilson, con la idea de dedicarse al floreciente comercio de oro entre Gran Bretaña y Australia.
(Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/White_Star_Line )

Así que, aunque mucha gente crea que fue en Liverpool, el Titanic fue construido en Belfast y zarpó desde Southampton (o eso dice la wikipedia, que tampoco es una fuente fiable...), lo que pasa es que la compañía naviera a la que pertenecía, la White Star Line, fue fundada en Liverpool.


Sábado 13 de agosto de 2016

Ese día fui de excursión a York.


York es una ciudad bastante bonita por una zona, aunque más feucha por otra. Me pareció que tenía una zona sosa y otra zona que me recordaba a Chester. Lo más interesante fueron la catedral y la tienda de chocolate, ya que, al parecer, es famoso el chocolate de allí. En dicha tienda me compré un imán y una tableta de chocolate. Al parecer, y como dato curioso, el famoso jamón de York, es originario de la ciudad.




Domingo 14 de agosto de 2016

Ese día fui de excursión a Sefton Coast.

Para mí, ésta ha sido la mejor excursión, pero con la peor guía. Ésta es, por supuesto, mi opinión, ya que hubo otra gente a la que sí le gustó la guía. Al margen de ello, me ocurrió una anécdota que también voy a contar.

Empezaré hablando de los sitios en los que estuvimos: un campo de camino a una playa, una playa y un pueblo llamado Southport.


Se suponía que íbamos a ver la playa de Crosby, que es famosilla por ciertas estatuas que tiene, pero en vez de eso, fuimos a otros sitios… Aunque no es por eso por lo que me quejo de la guía, ya que los sitios me gustaron, si bien también me hubiera gustado ver la playa de Crosby.

Nos montamos en un tren y llegamos a un pueblo. Empezamos a caminar y estuvimos por una zona verde que me gustó mucho.


Terminamos llegando a una playa. Al principio, estuvimos andando por unas dunas por las que me costaba muchísimo andar, y de hecho, tuvieron que ayudarme dos compañeras. Pero bueno, tenía encanto el lugar.



Tras ello, volvimos por donde habíamos venido y cogimos el tren a Southport, un pueblo que me encantó, y que tiene toda la pinta de ser donde veranean muchos ingleses. Había un parquecillo de atracciones (cutrecillo, pero no estaba mal), un circuito de karts (ahí fue donde me pasó la anécdota que voy a contar), un campo de golf… Y unas vistas que me gustaron mucho.



Y AHORA, paso a poner verde a la guía:

Entiendo que soy una persona que va muy a su ritmo, y que no siempre se puede retrasar a un grupo entero por mi culpa, PERO ya desde el principio, a las personas que nos tomábamos la excursión con más calma y nos hacíamos fotos, nos dejaba atrás sin contemplaciones… Pero MUY atrás. Vamos, que se hizo amiga de dos o tres que iban delante y pasaba hasta tal punto de los rezagados, que le daba igual lo que fuera de nosotros. Contaba historias sin que estuviéramos todos (la primera la pillé empezada, las demás es que ya tuve que desistir de llegar a tiempo de enterarme de algo…), no nos daba suficiente tiempo para hacer fotos (a mi juicio, al menos), no me esperó en la playa cuando me costó pasar por las dunas (de hecho, iban que parecía que les habían metido un petardo en el culo) y lo peor fueron las dos veces que casi me pierdo.

Cuando estábamos volviendo de la playa por la zona verde, dos compañeras y yo nos entretuvimos más haciendo fotos, así que perdimos a los demás de vista. En dicha zona NO había cobertura. Llegamos a un punto en el que los vimos, y pensamos que nos estaban esperando… Pero NO, era simplemente que la guía los había tenido dando vueltas, porque se había equivocado de camino. De manera que, de no haberse equivocado, nos habría dejado atrás sin cobertura, y que nos dieran mucho por culo.

Más tarde, cuando llegamos a Southport, en la estación de tren, como hacía calor dentro del tren y me había quitado la sudadera, me paré a ponérmela… Mientras, oía a la guía “contar” a la gente… “One, two, three… Twelve!”. NO me miró siquiera, ni contó de verdad, ni se percató de que estaba yo allí parada poniéndome la sudadera, simplemente fingió que contaba y tiró para delante andando rápido. Olé su coño.

Alguien estará pensando que una sudadera se la pone uno rápido. Vale, sí, pero tenía la mochila, tengo gafas que me tengo que quitar y poner, soy torpecilla… Bueno, que tardo un poquillo. Además, la cuestión es que no contó de verdad, así que si no llego a estar ni siquiera en la estación, tira para delante igualmente.

Los perdí de vista durante un ratillo, se acercó una compañera a por mí, y cuando llegué, le respondí a un compañero en español, porque en el fondo, no tenía ganas de decirle a la guía lo que pensaba, ya que lo mismo le soltaba alguna cosa maleducada… Aunque creo que por el hecho de hablar español delante de ella y por mi tono, dedujo que muy de buenas no estaba o le resulté maleducada. De hecho, durante el resto de la excursión, me miraba solamente de reojo cuando me tenía delante (lo típico de que te esquivan la mirada si miras a los ojos) y no me hablaba más de lo estrictamente necesario, ni aunque yo hablase en inglés.

En fin, no sé cómo me caería si la conociera mejor, pero lo siento, con lo poco que la conozco, no me ha caído nada bien.


Dejando a un lado todo eso, procedo a contar la anécdota que antes mencionaba:

Participé con unos cuantos compañeros en una carrera de karts…

Iba yo tan tranquila pisando huevos (no he nacido para piloto de Fórmula 1, supongo), cuando alguien me metió un leñazo por detrás, con tan mala suerte, que mis gafas salieron despedidas (nunca han tenido muy buena sujeción en mi nariz, a mi madre le pasaba lo mismo). Y cayeron en el asfalto… Mientras todos conducían…

Mi primer pensamiento fue: ea, ya se me han roto las gafas… En el Reino Unido… Teniendo pensado irme directamente a Alemania después… Durante unos segundos, tuve pensamientos que no es conveniente que plasme en esta entrada hacia la persona (desconozco quién fue) que me había pegado el leñazo (ahora en frío, entiendo que es lo lógico en una carrera de karts).

Afortunadamente, reaccioné parándome y bajándome del kart. Antes de que consiguiera bajarme (ya digo que físicamente soy torpecilla), se me acercó el encargado de allí y le expliqué lo que había pasado. Terminé de salir del kart a pesar de que me lo había prohibido, mientras él paraba todos los coches. Un compañero se puso a liarla indignado, porque no se enteró de a qué era debido el parón.

El hombre encontró mis gafas y me las devolvió. Pude comprobar que estaban intactas. Volví a meterme en el kart, pero esta vez no me puse las gafas, sino que las dejé a mi lado en el asiento. Afortunadamente, terminé la carrera sin más sobresaltos.

Una compañera me dijo después que había esquivado mis gafas, porque había estado a punto de atropellarlas…

En fin, casi se me rompen las gafas. No podía yo imaginar que en una carrera de karts no se deben llevar las gafas puestas, pero así es.

domingo, 7 de agosto de 2016

Museo de los Beatles, World Museum a medias, cine y Lake District


Bueno, en esta entrada voy a intentar hacer un resumen de la semana.


Museo de los Beatles

No recuerdo si fue el lunes, el martes o el miércoles, pero uno de los primeros días de la semana, fuimos al museo de los Beatles. Sinceramente, ahora me arrepiento de no haber hecho ninguna foto… Estaba cargada de trastos (el paraguas, el chubasquero, la mochila…) y cansada, de modo que me limité a escuchar la audio-guía (aunque hay veces que el cerebro se me iba a otra parte, así que, para reafirmar bien la información, mejor será que busque ciertas cosas en Google) y a moverme por los diferentes escenarios del museo.

Básicamente, el museo consiste en que tú vas avanzando de una sala a otra, oyendo una audio-guía que te cuenta cosas sobre los Beatles, relacionadas con lo que ves en dicha sala. Las salas pueden ir desde fotos o noticias expuestas, a una recreación de algo (una sala recrea la oficina de un periódico de la época, a esa le debería haber hecho fotos… Otra recrea el Cavern Club como estaba en los tiempos de los Beatles…).

En fin, que debería haber hecho fotos, y no las hice, así como debería saber ahora todo lo que decía la audio-guía, y no lo sé… Para colmo, es el único museo de pago de Liverpool (los demás son de entrada gratuita) y ando últimamente pensando que lo mismo nos lo incluyen en un tour de los Beatles que nos van a hacer más adelante… Va a ser tela de gracioso como sea así…
Pero bueno, me alegro de haber ido y además, allí me compré por fin mi segunda sudadera del viaje (necesitaba dos) y la gorra (para no quemarme la frente en las excursiones).


World Museum a medias

El jueves 4 de agosto de 2016, fuimos al World Museum, pero al menos yo, tengo que volver. Afortunadamente, la entrada es gratuita.

La razón por la que quiero volver, es porque tiene cinco plantas, y creo que sólo vimos hasta la tercera. Y las que faltan, no van a ser precisamente “más de lo mismo”, porque cada planta tiene una temática completamente distinta. De hecho, la quinta planta es un planetario… Eso tengo que verlo sí o sí.



En fin, habrá una segunda parte del World Museum, porque para mí, merece la pena.


Cine: "Finding Dory"

El viernes 5 de agosto de 2016, fui al cine con dos compañeras. Vimos "Finding Dory".

No voy a hacer spoiler, pero a mí la verdad es que me gustó más la primera ("Finding Nemo"), aunque la segunda parte también ha estado bastante bien. Tiene muchos momentos graciosos, pero me gustaba un poco más Dory como un personaje completamente desenfadado, y no con el drama de fondo (parece mentira que esté hablando de dibujos, ¿verdad?), porque le quita un poco el toque cómico. Pero vamos, que me ha gustado.

Eso sí, el cine aquí es tela de caro. Nos costó 10,75 libras a cada una, más las palomitas (las palomitas las compartimos, para que nos saliera más barata la broma). Una libra es un poco más de un euro, y la vimos en 2D, así que imaginaros...

Una cosa que me llamó la atención es que, al comprar la entrada, podías elegir entre "Standard seat" o "Premium seat", siendo estos últimos más caros, lógicamente. Pues bien, al entrar a la sala, pude ver dónde estaban los "Premium seat", y en mi opinión, es una mierda, por muy cómodos que sean... Los normales no son precisamente incómodos, y nosotras nos fuimos a poner en la mejor parte, mientras que los asientos caros estaban en las primeras filas... ¡Pero si esos son los peores para ver la pantalla!

No lo entiendo. En fin, menos mal que compramos entradas para los asientos normales.


Lake District

Ayer sábado 6 de agosto de 2016, fuimos al Lake District.

Según contó la monitora, es el segundo destino turístico del Reino Unido, después de Londres.


Además de estar por el campo y por el lago, estuvimos en un pueblo llamado Grasmere. Después, fuimos a otro pueblo cuyo nombre ignoro, a ver unos jardines y a ver de nuevo el lago desde otra parte.

A mí mientras que estuvimos en el campo, en el lago y en los respectivos pueblos, me gustó mucho la excursión, pero fueron demasiadas horas de bus, sobre todo a la vuelta… La ida fue normal, pero a la vuelta hubo un atasco increíble, tanto que diría yo que pasamos más tiempo en el bus, que en Lake District. No soy yo de quejarme de eso, porque no suelo estar mal en los buses, pero aquello fue pasarse un poco. En fin, de todos modos, para mí, la excursión mereció la pena.

Contaré mi resumen:

Durante la ida, estuve cómoda en el bus, pero a mi lado estaba un tipo de Omán que no paraba de moverse, y no conseguí dormir. Tuve malos pensamientos hacia él, pero más tarde me arrepentiría…

Llegamos al sitio y, durante la primera parte del camino (como unos 10 o 15 minutos), algunas personas tuvieron que ayudarme, porque el camino era un pelín dificultoso… Afortunadamente, no lo suficiente como para que no consiguiera pasar, lo cual significa que, para cualquiera que no sea yo, será un camino aceptable. Una de las personas que me ayudó, fue el susodicho tipo de Omán, por eso ahora me siento agradecida hacia él y siento haber tenido malos pensamientos cuando no paraba de moverse en el bus.

Por suerte, el resto del camino dejó de tener piedras grandes y charcos, y ya fue todo muy fácil. Estuvimos andando alrededor de una hora, según creo, pero la zona era muy bonita, así que la mayor parte del tiempo, lo disfruté. En cuanto pude moverme por mí misma (cuando el suelo ya no estaba dificultoso, como he dicho), empecé a disfrutarlo.




Llegamos al lago y, al menos a mí, me entraron ganas de bañarme en él. Para mí, la vida perfecta sería ser una jubilada con una buena pensión y vivir en esa zona con perros. Bueno, siendo eternamente verano y sin envejecer, claro.





Después de estar un ratino de nada en el lago y hacer algunas fotos, fuimos andando hasta Grasmere.




Una vez allí, compré unos imanes y me tomé un batido con unas compañeras.

Después de eso, estuvimos por allí un ratino y volvimos al bus.

Llegamos al pueblo cuyo nombre desconozco y visitamos unos jardines.




Después, fuimos a descansar a otra parte que no sé yo si era parte del mismo lago o era un riachuelo…





Y después volvimos al bus. El viaje de vuelta la verdad es que fue un coñazo, pero para mí, mereció la pena.

domingo, 31 de julio de 2016

Orgullo gay, barrio chino y Chester


Sábado 30 de julio de 2016

Nunca he tenido yo interés por presenciar el desfile del orgullo gay, ni en Sevilla, ni en ninguna parte. En Sevilla podría haberlo hecho, y por lo visto el de Madrid es el más grande de Europa.

Pero el caso es que nunca tuve interés… Quizás siendo hetero y no gustándole a una mucho las multitudes, la cosa pierde interés… PERO resulta que este sábado el desfile era en Liverpool, los compañeros dijeron de verlo y… Bueno, ¿por qué no? Al fin y al cabo, algo de interés tiene para cualquiera que esté a favor de la igualdad y de la libertad.

Me pareció algo pequeño para lo que me esperaba, porque siempre había oído algo de carrozas, y aquí no hubo… Pero eso será en Madrid, quizás… Y no sé si en Sevilla también o no.


En fin, cuando el asunto terminó, fuimos al barrio chino de Liverpool y, tras dar algunas vueltas, acabamos comiendo en un restaurante llamado Mei Mei a 12,80 libras por cabeza. En mi opinión, no estuvo mal la relación (calidad+cantidad)/precio, para tratarse de un restaurante y de la gran cantidad de platos que pedimos.


No recuerdo ya si antes o después de eso, nos paramos a ver la catedral de Liverpool y dos compañeros bajaron por una cuerda de lo alto de la catedral... ... .. No, no me he estoy expresando mal, es lo que hicieron literalmente. Resulta que había gente allí recolectando dinero contra el parkinson, y una forma de hacerlo era cobrando por descender desde lo alto de la catedral hasta el suelo por una cuerda con un arnés. Así que estos dos compañeros, pagaron, y lo hicieron. Yo no lo habría hecho ni aunque me hubieran dado dinero a mí por ello.

Después de eso, fuimos a un pub, pero yo, como siempre, me volví tempranito y dejé a los demás allí con sus cervezas.


Domingo 31 de julio de 2016

Hoy domingo, hemos hecho una excursión a Chester. Además, una compañera y yo, las dos que fuimos a Irlanda hace dos años, hemos tenido ocasión de ver a un compañero de aquel viaje que ahora está trabajando como cocinero en Chester.


Chester me ha parecido bastante bonito. En el fondo, me hubiera gustado más estar viviendo allí este mes y medio que en Liverpool. Entiendo que a la mayoría no, porque en Liverpool habrá más pubs y más de todo… Pero como yo no soy cervecera… Y la verdad es que Liverpool es más bien fea, mientras que Chester me ha encantado.



Tenía la intención de comprar allí una gorra, otra sudadera e imanes, pero no hay muchas tiendas de souvenirs, y me he tenido que conformar con los imanes (uno de ellos, para mi tía Antonia, que me los pidió).

Por cierto, a la hora de comer… Bueno, a la hora española de comer, no nos poníamos de acuerdo, porque hubo gente que quiso fish and chips, mientras que un compañero y yo, preferimos otra cosa. Ya probé el fish and chips en Irlanda (hacer click AQUÍ), y la verdad es que, para quien le guste el pescado empanado sin casi ningún aliño, pues vale, pero a mí es algo que ni me va ni me viene, así que preferí probar alguna otra cosa de la gastronomía inglesa, que es una mierda, con perdón de los ingleses (y de los irlandeses, que tienen una gastronomía igual de lamentable), pero había ganas de probar.

Total, que ese compañero y yo, hemos almorzado por 5 libras por cabeza (no me parece nada caro) dos platos:

PRIMER PLATO: una sopa de tomate y albahaca (vamos, la salsa de los macarrones, pero sin macarrones) con una rodaja de pan de molde y mantequilla como… ¿Guarnición? Se nos olvidó hacerle foto.

SEGUNDO PLATO: salchichas con puré y guisantes. Eso fue algo más decente.


Después de aquello, la mayoría decidió montarse en barcas de pedales y darse una vuelta de media hora por el río, pero a mí me pasaban varias cosas: ya he hecho eso en Sevilla, tanto en el río Guadalquivir (barcas de pedales y de remos) como en el laguito de la Plaza de España (barcas de remos), no me fiaba de caerme (en Plaza de España no pasé miedo, pero en el río Guadalquivir, a veces me dio mal rollo) y quería volver a Liverpool pronto por si los buses que van a “mi casa” tardaban en pasar, al ser domingo.

Total, que una compañera y yo, pasamos de las barcas y nos fuimos hacia la estación. A medio camino, nos tomamos un chocolate caliente (y en mi caso, también una galleta) en una cafetería. Tengo que decir que hay algo que sí me gusta de la gastronomía inglesa: las galletas de cholocate. En eso sí que nos superan. Pero sólo en eso.

Tras ello, fuimos a la estación y pillamos el tren de vuelta a Liverpool. Creo que hice bien en volver pronto, porque luego he tardado un huevo en coger el autobús del centro de Liverpool a “mi casa”.

En fin, ahora ando en casa escribiendo este resumen de mi finde. Un saludo a todo el mundo.

PD: os añado un vídeo de las ardillas de un parque de Chester correteando.

miércoles, 27 de julio de 2016

Liverpool: llegada y primeros días. El Cavern Club.


Bueno, no estoy muy inspirada porque estoy un poquito cansada, pero quiero empezar a plasmar cosas antes de que se me olviden todas.


Domingo 24 de julio de 2016.

El día del viaje a Liverpool fue para mí (bueno, seguramente para los otros 9 de la Fundación que están aquí en Liverpool, también) bastante agotador, porque salí de mi casa por la mañana y llegué a la ansiada cama de Liverpool de madrugada… Para levantarme temprano a la mañana siguiente e ir a clase de inglés.

En fin, el caso es que el día del viaje fue: salir de casa con tiempo (porque no me fío de mí misma), esperar en la estación de tren, viajar en AVE, ir de Atocha a Barajas, esperar en el aeropuerto, asistir a la reunión de la Fundación, facturar las maletas y esperar aún más en el aeropuerto (esta vez acompañada, por lo menos), volar hasta Liverpool (demasiado cansada para conversar, la verdad, así que, deseando llegar y dormir), recoger la maleta, ir en el taxi común (porque había un taxi organizado para dejarnos en nuestros respectivos hogares ingleses, al igual que cuando lo de Irlanda) y, por fin… Llegar y dormir… Unas horillas…

En resumen, mi día fue: esperar. Bueno, eso y empezar a relacionarme con los demás de la Funda, claro. A una persona ya la conocía de Irlanda (¡hola Andrea!).


Lunes 25 de julio de 2016.

Como consecuencia de lo anteriormente narrado, el lunes estaba hecha una mierdecita. Hubo clases por la mañana y luego fuimos a una cafetería a conversar en inglés, pero no tardé en irme, porque me dolía la cabeza y sólo quería dormir… De hecho, desde que empezó el día (o si acaso un poquillo más tarde) ya quería dormir…

Pero lo cierto es que antes pensé que era buena idea dejar comprada una tarjeta prepago inglesa, para poder tener Whatsapp y Google Maps (esto último es de vital importancia) en cualquier parte, y no sólo al amparo de las redes WiFi. Así pues, eso fue lo que hice, y me encontré luego a la peña otra vez, porque resulta que la tienda en cuestión estaba al lado de la cafetería… Cosa que me da vergüenza admitir que he descubierto después… Yo había estado dando vueltas como una imbécil y había vuelto al mismo sitio sin darme cuenta de que era el mismo sitio… Yo y mis despistes.

Sinceramente, no recuerdo qué más hice el lunes, pero creo que nada más que fuera destacable… De hecho, lo de comprar la tarjeta tampoco es que sea remarcable… En fin, después me fui a “”mi”” casa a dormir.


Martes 26 de julio de 2016.

El martes por la mañana, clase como siempre, y por la tarde fuimos al Cavern Club y a otros pubs de la zona. Era una excursioncilla organizada por la Escuela. Los Beatles se formaron precisamente en Liverpool, por lo que hay numerosas alusiones a ellos por muchas zonas de Liverpool. Pues bien, el Cavern Club es un pub en el que al parecer solían tocar cuando aún no eran conocidos, por lo cual, es un local famoso.

Antes de la excursioncilla, estuvimos viendo el puerto y aproveché para comprarme una sudadera e imanes. Si mi tía Antonia se digna a leer esto (no creo), le adelanto que uno es para ella, aunque no sé si ella ha estado en Liverpool y ya tendrá… Pero bueno, me pidió imanes, así que cuando vaya comprando imanes de las distintas ciudades, pillaré para ambas.


En fin, el Cavern Club: está decorado con cosas de Los Beatles y de otros músicos… Incluso de algún que otro famoso que no es músico, porque vi una foto de Pepe Reina, el portero. Y, por supuesto, tiene música en directo. Durante todo el tiempo que estuvimos allí, estuvo cantando un imitador de Los Beatles. Supongo que las canciones de los Beatles serán las que más suenen en ese pub.


Tras salir del Cavern Club, fuimos a otro pub y mis compañeros estuvieron bebiendo cerveza mientras disfrutábamos de la música. También había en dicho pub música en directo a veces.

Después de todo aquello, fuimos en busca de otro pub, pero yo me rajé, porque era tarde y vivo lejos, lejos, lejos del centro… La escuela está en el centro y tardo siempre un huevo en el bus, tanto para ir como para volver, claro.

La vida me acabó diciendo que hice bien… Porque hay una anécdota negativa de esa noche de la cual no me enteré hasta la mañana siguiente… Bueno, ni yo, ni nadie salvo el protagonista de la anécdota… Al cual aún no he vuelto a ver (escribo esto el miércoles 27, a ver si viene mañana a clase y nos cuenta).

Un chaval de la Funda (saludos Carlos si lees esto, espero que no te traiga demasiado mal recuerdo) ha pasado la noche durmiendo en una parada de bus, porque no consiguió volver a su casa hasta esta mañana. No sé más detalles aún, salvo que no ha ido a clase y que nos lo ha contado por Whatsapp.


Miércoles 27 de julio de 2016

Hoy la actividad que había organizado la escuela no me interesaba nada, ya que era un torneo de ping pong. Así que me uní al grupo que decidió dar vueltas por ahí viendo la zona del puerto de nuevo.




Y como la verdad es que estoy cansada, he vuelto a casa y ando escribiendo esta entrada.



¡Un saludo a todos! Seguiré contando.