Los asuntos de Copyright se tratan en la parte inferior de la página.

Entradas por categorías

lunes, 29 de julio de 2013

Donnie Darko (2001)

Tanto esta película como "Mikey and Nicky" me encantan sobre todo por la naturalidad de sus diálogos. Sin ser ni medianamente parecidas, las dos tienen las virtudes (al menos en mi opinión) de tener un guión "realista" en cuanto a los diálogos se refiere (a pesar de que "Donnie Darko" tenga un argumento que se pueda considerar fantasioso) y de sumergir al espectador en sus respectivas atmósferas.

En el caso de "Donnie Darko", puede que la historia te encante o que te deje vacío, ya que es muy difícil de comprender lo que realmente sucede durante la película... De hecho, a pesar de que la película fue rodada en 2001 (aunque ambientada en 1988), aún hay foros en los que se debaten teorías que intenten explicar coherentemente todas las escenas de la película. Yo estoy casi completamente de acuerdo con la teoría más extendida, salvo por una cosa que no me cuadra, pero no tengo intención de especificar nada, porque no quiero hacer spoiler.



A mí personalmente la película me encanta, y recomiendo darle una oportunidad, aunque sólo sea por los diálogos, por algunos puntazos cómicos y por la banda sonora, que es genial (hacer click AQUÍ). Además, puede que, tras ver el final, al espectador le guste elucubrar sobre lo que supuestamente ha sucedido.

Como dato curioso, decir que el protagonista menciona en una ocasión la trilogía "Regreso al Futuro", lo cual demuestra que los guionistas se molestaron incluso en crear un personaje con buen gusto.

Delitos y faltas (1989)

Esta película es para momentos en los que apetezca reflexionar, porque si no está el espectador con la venilla filosófica, pudiera llegar a aburrirle. Parece tener tintes religiosos en algunos de sus diálogos... Pero en el fondo, nada más lejos de la realidad.



Desde el comienzo hasta el final, lo que pretende es cuestionar si existe realmente una estructura moral y si ésta afecta a nuestras vidas. Dicho así, resulta obvio que sí, ya que, sean cuáles sean las creencias de cada cual (o ausencia de ellas, como en mi caso, que soy atea), la mayoría de las personas cuerdas tenemos nuestras propias convicciones éticas (coincidan o no con las de los demás, y aunque sea basándonos sólo en nuestro criterio y en nuestros sentimientos) y, normalmente, intentamos ser medianamente coherentes con dichas convicciones personales.

Dicho sea de paso, tengo una reflexión filosófica un poco relacionada con estos temas, la cual no tiene mucha relación con la película, pero sí un poco con lo que estoy diciendo, así que si alguien se aburre y también quiere leerla, puede hacer click AQUÍ.

Pues volviendo a esta película, lo que pretende es reflejar la injusticia de la vida, en el sentido de cuestionar si realmente las consecuencias de nuestras decisiones son siempre las más "lógicas" o si, por el contrario, las circunstancias externas son más responsables de lo bueno o lo malo que pueda llegar a ser nuestro futuro (a nivel individual, no me refiero al destino de la humanidad ni nada de eso).

Podría escribir algo más concreto, pero no quiero hacer spoiler, así que paso... Quien quiera verla, que la vea. Es de Woody Allen.