Los asuntos de Copyright se tratan en la parte inferior de la página.

Entradas por categorías

domingo, 27 de diciembre de 2015

Mikey and Nicky (1976)

Esta película podría considerarse mi favorita, sin ser precisamente de las historias que más suelan gustarme.

Puedo revelar parte del argumento sin temor a hacer spoiler: dos mafiosos amigos desde la infancia, uno de ellos llama al otro por teléfono porque piensa que el tipo para el que "trabajan" puede haberle mandado matar... Y ya no quiero contar más.



No se trata de una película de acción. Ni siquiera de suspense... Bueno, sin duda tiene suspense, pero diría que lo que más me impresiona de la película es cómo consigue que los personajes parezcan "reales", ya que los diálogos no parecen forzados, así como la ambientación y la química entre ambos protagonistas es perfecta.

Lo único que le criticaría es que quizás las personajes femeninas que aparecen pecan de dóciles y tontas, y eso que la directora (Elaine May) es una mujer. Aunque pensándolo fríamente, ¿qué mujer no actuaría de forma dócil si su compañero sentimental fuese un mafioso? Una que supiera artes marciales quizás... Pero, sin duda, es poco inteligente tener líos sentimentales con mafiosos.

En fin, volviendo a la película, decir además que el actor que hace de Mikey es el difunto Peter Falk, de quien hablo en una entrada de este blog (hacer click AQUÍ).

Pues lo dicho: recomiendo bastante esta película.






miércoles, 9 de diciembre de 2015

Goodfellas (1990)

"As far back as I can remember, I always wanted to be a gangster".


Teniendo en cuenta que El Padrino me aburrió a ratos y que tuve que dejar de ver la serie Los Soprano porque no podía soportar al protagonista, nadie diría que me pudiera gustar una película de mafia...

Pero algo me pasa con Goodfellas... Algo que creo que viene siendo la forma de narrar la historia (las primeras escenas de la infancia del protagonista con la música de Tony Bennet tras lo que acababa de pasar, me sedujeron) y su banda sonora. Porque yo soy muy simplona, y MUY mala tiene que ser una película para que no me guste al menos un poco si me gusta su banda sonora.

Es una película basada en hechos reales, así que si ya de por sí un mafioso ficticio no me puede caer bien, menos unos mafiosos que existieron de verdad y que de verdad cometieron las atrocidades que se narran... Vamos, que los personajes son gentuza despreciable, como cabía esperar. Los hechos acontecidos son en general los reales (con alguna licencia artística), y todos los personajes existieron, aunque les han cambiado el nombre o el apellido o ambas cosas, exceptuando al protagonista (Henry Hill).

Ésta es la melodía que más me gusta de la película, y no podriáis imaginar la escena en la que suena simplemente escuchándola:


Goodfellas ha hecho que me interese por el cine de Scorsese, así que puede que vuelva a subir alguna entrada con la banda sonora de alguna de sus películas o comentándolas. A saber...



lunes, 7 de diciembre de 2015

Wargames (1983)



Me alegro mucho de ser informática porque, sencillamente, me gusta mi profesión, pero el otro día recordé la película Wargames... Y... Bueno, no voy a decir que soy informática gracias a esa peli, porque sería una cosa muy absurda. Soy informática porque me encanta programar, entre otras cosas, PERO, sin duda, una de las razones por la que el mundo de la informática me empezó a llamar la atención fue por dicha película, la cual vi cuando era una renacuaja (se estrenó tres años antes de que yo naciera).

De hecho, si me habrá marcado esta peli, que cuando en la clase de Inteligencia Artificial se puso el profesor a mencionar películas de ciencia ficción que tocaban la temática de la Inteligencia Artificial, hasta me indigné un poco de que no la mencionara.

Básicamente, el argumento va de un niñatillo que la lía pardísima... Se trata de un hacker que anda intentando colarse en una máquina cualquiera (no se puede decir ni que fuera un servidor siquiera...) que supuestamente tenía unos juegos que él quería jugar. Pensándolo fríamente, esa historia tiene muchas lagunas, pero bueno... El caso es que al final el chaval cree haberlo conseguido... PEEEEEROOOO en realidad se ha metido en la máquina que controla los misiles de los EEUU (¡toma ya!) y las simulaciones de ataques rusos... (Vamos, que controla las pantallitas en las que los militares estadounidenses ven los simulacros también).

Además, sale Dabney Coleman, un actor que no sé por qué pero me gusta, y que hoy en día ya es bastante viejo, haciendo de doctor... Nunca recuerdo cómo se escribe ese nombre... Doctor no sé qué, un informático que tiene en parte la culpa también de la que se termina liando, pero que se pasa toda la peli confundido sobre... Bueno, me callo, el caso es que seguro que al final el pobre termina perdiendo el empleo (y en el fondo, lo que él decía tenía sentido, pobrecillo).

No esperéis efectos especiales (menos mal, porque los efectos de los 80 algunas veces, ya se sabe...) ni acción absurda. Es una peli que mola por el argumento y por el guión, con esos mensajes filosóficos que manda. Punto. De hecho, recuerdo la conversación entre los niñatillos y el científico amargado (doctor Stephen Falken, ese sí es fácil de escribir) y no le sobra ni le falta nada, es perfecta. O la frase final de la máquina, con doble sentido, uno de ellos antibelicista.

Y bueno... No cuento nada más por no hacer spoiler a quien quiera verla.

En fin, que... Me mola mucho.




viernes, 6 de noviembre de 2015

True Survivor (David Hasselhoff)

Cuando me preguntan qué tipo de música me gusta o qué grupos o qué cantantes... Casi nunca sé qué responder. Y casi siempre quedo como si no supiera de lo que me hablan o como si no me gustase la música.

Pues lo cierto es que la música me encanta desde siempre (como oyente, por supuesto, ya que nunca he cantado bien, tengo el oído en el culo), otra cosa es que casi nunca me de por escuchar muchas canciones de un mismo grupo, de un mismo género o de un mismo cantante.

PERO pensándolo mucho, si tengo que elegir un "tipo" de música... Quizás... Quizás la que más tarde en cansarme y la que más me suele gustar desde pequeña, sea la música pop de los 80.

Pues resulta que ayer, afortunadamente, un amigo me enseñó esta canción:




La cual resulta que me encanta. Y yo que ni siquiera sabía que David Hasselhoff cantaba... Sólo sabía de él como actor en "El Coche Fantástico" y en "Los Vigilantes de la Playa".

viernes, 28 de agosto de 2015

El "¿qué dirán?"


Hace unos días, un amigo me contó un cuentecillo con una moraleja poderosamente cierta. Mi amigo no quiere ser citado (tímido que será el chaval), pero aún así se la dedico. Así que, ya sabes, tímido amigo, tú que sabes quién eres, te dedico esta entrada.

El caso es que la moraleja del cuentencillo me gustó tanto, que voy a contarlo aquí a mi manera:


Un señor madurito y su hijo menor iban andando por un sendero con un burrito, y se iban encontrando con personas por el camino.

Al ver a los dos caminando con el burrito descargado, algunos decían: "Hay que ser brutos... Van ellos dos a pata y el burro descargado...". Al principio no hicieron caso, pero cuando ya lo habían dicho dos o tres personas, el padre le dijo a su hijo que se subiera al burro.

Al ver al jovencito en el burrito y al padre caminando, algunos decían: "¡Qué poca vergüenza! El pobre padre caminando y el niñato en el burro... Qué asco de juventud...". Al principio no hicieron caso, pero cuando ya lo habían dicho dos o tres personas, decidieron que el padre iría en el burro y el joven iría caminando.

Al ver al padre en el burrito y al hijo caminando, algunos decían: "Vaya padre... El pobre niño a pata y él como un rey en el burro...". Entonces, estando hartos ya, decidieron que irían los dos en el pobre asno.

Al ver al pobre burro cargando con ambos, algunos decían: "¡Pobre burrito! ¡Mira cómo lo explotan! ¡Asco de gente!".




MORALEJA: Haz lo que te de la puta gana, porque SIEMPRE habrá gente que diga algo...

sábado, 11 de abril de 2015

ALDO (17/07/2001 – 05/04/2015)


Aquí reposan los restos de una criatura que fue bella sin vanidad, fuerte sin insolencia, valiente sin ferocidad y tuvo todas las virtudes del hombre y ninguno de sus defectos.
Escrito por Lord Byron en la tumba de su perro.




Eso dijo el tal Lord Byron de su perro y más o menos lo mismo puedo decir yo de Aldo.

Aldo era cariñoso, ruidosasmente efusivo a veces, inocente, desenfadado, glotón y excesivamente persistente en todo lo que se proponía. Y también era un llorón: lloraba en el veterinario, en la bañera, cuando lo estaban pelando e incluso cuando pedía comida a veces.

Pero Aldo no tenía maldad, Aldo desprendía bondad y necesidad de amor por cada uno de sus pelos. Era como un niño inocente que sólo quería ser atendido y mimado por su madre. Era MI NIÑO.

Aunque me tomen por loca, aunque los egocéntricos humanos siempre se consideren mejores o más importantes que cualquier ser de otra especie (¿POR QUÉ? ¿Porque somos más listos? ¿Y las virtudes que tienen ellos y nosotros no? ¿Por qué son menos importantes? ¿Porque lo decimos nosotros?), Aldo era el ser que más quería, y esto no era por soledad, o por las mil y una excusas que los egocéntricos humanos ponen al respecto cuando no les entra en la cabeza que, simplemente, Aldo MERECÍA ser amado.

Aldo era "sólo un perro", sí, al igual que cada uno de los humanos somos "sólo un humano". Aldo era un animal, sí, al igual que lo somos nosotros, aunque nos cataloguemos de "personas" porque nuestra propia especie es considerada la mejor, porque dominamos el mundo... Pero al final, es sólo una cuestión de valores... ¿Valoro yo más a alguien cuanto más inteligente es o más poder tiene? Pues NO. Mucha gente sí, pero, sencillamente, no todos tenemos los mismos sentimientos ni los mismos valores morales.

Para mí, "ese perro", estaba por encima de cualquier humano, se ofenda quien se ofenda. Y no, no soy misántropa, quiero a muchos humanos, es sólo que no soy tan egocéntrica como para considerar que mi propia especie es la única con sentimientos (teoría que algunos imbéciles que jamás han tratado a un animal tienen) o la única que merece consideración. Y no, tampoco soy vegetariana... Porque la naturaleza es así de cruel. Mi perro necesitaba carne de otros animales para vivir, y yo también.

Me gustaría volver a oírlo ladrar, pero sin el problema de que se mosqueen los vecinos, volverlo a ver subirse al sofá o a la cama, o glotonear todo lo que quisiera... Hay una frase que he leído a menudo en Facebook: "si los perros no van al cielo, yo quiero ir donde ellos van". No soy creyente, pero si creyese que Aldo está en alguna parte, y que podré reunirme con él cuando muera (ojalá), me gustaría que fuera un sitio en el que fuese libre, en el que no tuviese que protegerlo de nada ni de nadie, en el que no necesitase la correa y pudiese confiar sin miedo en que nada iba a ocurrirle, en el que sólo permaneciera a mi lado cuando él así lo quisiera.