Los asuntos de Copyright se tratan en la parte inferior de la página.

Entradas por categorías

jueves, 30 de marzo de 2017

Erasmus: Múnich, Alemania (02/03/2017 - 06/03/2017)

La última ciudad en la que estuve durante las vacaciones entre los dos semestres (click aquí), fue Múnich. Quería haber escrito esta entrada mucho antes, pero he estado con la mente en otras cosas… Así que voy a escribirla hoy de una vez, antes de que se me termine de olvidar absolutamente todo…



Los tours del primer día

El primer día en Múnich, descubrí que salía un “Free Tour” (que al final no era “free”, había que pagar “la voluntad”) desde mi mismo hostal de mochileros, esa misma mañana, así que me apunté, ya que me parecía una buena forma de realizar una primera toma de contacto con la ciudad.

Ese primer tour, fue un tour general de la ciudad que duró hasta el mediodía, y la verdad es que me alegré de hacerlo, porque nos contaron anécdotas interesantes de los diferentes sitios de la ciudad.

Pero me gustó aún más un segundo tour, al cual me apunté porque los del primer tour hicieron propaganda del segundo (era la misma empresa), y que recomiendo aún más: el tour del III Reich. Múnich es la ciudad en la que Hitler empezó a liarla, así que es el sitio perfecto para que te cuenten cómo y en qué lugares concretos empezó su ascenso al poder. Aprovecho para aclarar que la simbología nazi está terminantemente prohibida en Alemania, y que es un tema especialmente más "sensible" que en otros países (normal).

Ese tour fue por la tarde. Acabé un poco cansada de patear Múnich, ya que ambos tours fueron a pie y ambos duraron unas cuantas horas.

Marienplazt

En Marienplazt se encuentra el nuevo (aunque no tenga mucho de nuevo) ayuntamiento de Múnich. El viejo parece más nuevo, pero porque el viejo tuvo que ser reconstruido tras una de las guerras mundiales… No sé ahora mismo si tras la primera o tras la segunda, pero creo que fue tras la primera, porque en el tour del III Reich nos hablaron de algo que pasó allí, y creo que el viejo ayuntamiento ya era como es hoy en día...

No obstante, voy a poner una foto del nuevo nada más (el que parece más viejo), que es notablemente más bonito y es el que está en Marienplazt:


El primer tour empezó justamente en esta plaza, y nos hicieron ver el espectáculo del carrillón del ayuntamiento (se mueve y tal, representando una historia que nos contaron…).

Catedral y pie del diablo

En el primer tour, nos contaron también cómo fue la construcción de la catedral de Múnich y también nos hablaron del “Pie del Diablo” que es una huella de pie que hay en el interior, que, según la leyenda, es del diablo (obviamente no…).


Odeonplazt y Viscardigasse

Tanto en el primer tour como en el segundo, estuvimos en Odeonplazt. Pero sólo en uno de los tours, no recuerdo en cuál de los dos, pasamos también por Viscardigasse.



Como se puede apreciar en la imagen, Viscardigasse es una calle que tiene una hilera de adoquines dorados en el suelo… No recuerdo qué era la sombra negra que aparece también en la foto, la verdad.

Pues bien, según nos contaron, lo de los adoquines es en memoria de la gente que pasaba por allí, y en especial, de los que fueron detenidos y mandados a los campos de concentración por ello.

Me explico:

Durante el mandato del partido nazi, pusieron un memorial en honor a 16 nazis que habían sido abatidos con anterioridad por la policía. Concretamente, cuando se produjo un intento de golpe de Estado por parte de dicho partido (mucho antes de que Hitler llegase al poder). Pues bien, cuando los nazis estaban en el poder, era obligatorio para los ciudadanos que, al pasar frente al memorial, hicieran el saludo nazi… Si no, los detenían.

Entonces, lo que empezó a hacer la gente que no estaba de acuerdo con ello, fue evitar pasar por ahí, tomando una ruta alternativa, que venía siendo pasar por Viscardigrasse (la calle en la que hoy en día están esos adoquines dorados).

Lo malo: los nazis lo notaron, así que sabían que pasar por esa calle, podía significar no querer hacer el saludo. Como consecuencia, investigaban a los que pasaban por Viscardigrasse, y a más de uno y más de dos, lo acabaron mandando a los campos de concentración.

A esta calle también se la conoce como “La calle de los tramposos” o “La calle de los valientes”.

Cervecería Hofbräuhaus


Bien, pues… Una cosa que nos dijo el guía del primer tour, fue que la inmensa mayoría de las preguntas que nos fuera a hacer durante el tour, tenían la misma respuesta: “cerveza”.

Y es que Múnich es la ciudad más importante de la zona de Bavaria, y si en toda Alemania son famosos por las salchichas y las cervezas, en Bavaria, y especialmente en Múnich, aún mucho más.

Nos contó que muchas de las marcas de cerveza que son importantes en Múnich, en sus comienzos, eran fabricadas por monjes, y por ello, tienen nombres relacionados con ellos: Augustiner, Paulaner...

Entonces, la casa real (en aquella época había, claro), decidió que también quería sacarle rentabilidad al tirón que tenía la cerveza, y así fue cómo apareció la marca Hofbräuhaus (es decir, era la cerveza fabricada por la casa real).

La cervecería Hofbräuhaus es famosa en Múnich, y nos llevaron a ella dos veces: en el primer tour, para explicarnos lo que acabo de decir sobre la marca. En el segundo tour, para contarnos que fue en esa misma cervecería (las lámparas aún son las mismas), donde Hitler dio uno de sus primeros discursos.

La "Rosa Blanca"

Durante el tour, se habló también de la “Rosa Blanca”, un grupo organizado en la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial, que abogaba por la resistencia no violenta contra el régimen. Eso demuestra que, obviamente, incluso durante la Segunda Guerra Mundial, no todos los alemanes estaban de acuerdo con el régimen, sino más bien sometidos a él. Incluso, muchos de los que, en un principio, estuvieran a favor, seguramente tenían sorbidos los sesos y desconocían todo lo que iba a acontecer.

La guía que nos dio el tour del III Reich, concluyó con las típicas palabras bonitas de que hay que ser tolerantes con las ideas de los demás, porque precisamente por querer imponer unas ideas concretas (sean del tipo y del color que sean), es por lo que terminan ocurriendo atrocidades. Aunque fuera típico discurso bonito, tengo que decir que estoy bastante de acuerdo.

Esta foto es del memorial dedicado a los miembros de la “Rosa Blanca” (fueron decapitados):


Ya ni siquiera recuerdo dónde exactamente terminó el tour (no fue ahí), porque ha pasado demasiado tiempo...

También en el primer tour pasamos cerca de la iglesia llamada Peterskirche (iglesia de San Pedro), así como de una estatua que está al lado que representa a Julieta (el personaje ficticio, de "Romeo y Julieta"), y que es la copia de otra que está en no sé dónde (en Verona, supongo...).

Todo ello también estaba cerca del Viktualienmarkt. El Viktualienmarkt es un mercadillo que hay en Múnich, y que me arrepiento de no haber visto abierto. Lo dejé para el último día a última hora, y ya estaba cerrado... Una pena.


En Peterskirche se supone que se pueden apreciar las mejores vistas del centro de la ciudad, pero hay que subir muchísimos escalones, soy vaga, Múnich fue la última ciudad de mis vacaciones (estaba cansada…) y, en general, me gustan las vacaciones de ver cosas andando tranquilita sin cansarse, así que… No subí.

Pero en sustitución, para aliviar un poco el sentimiento de culpa, decidí ir a la torre de comunicaciones de Olympiapark, donde se encuentra el mirador más alto de la ciudad (no es el mejor, porque está lejos del centro, pero es el más alto y tiene ascensor).


El Olympiapark

Mirador de la torre de comunicaciones

Bueno, como he comentado, lo primero que hice en el Olympiapark, fue subir a la torre de comunicaciones, a ver qué tal eran las vistas allí.


No estuvo mal. Además, allí arriba hay un restaurante que se supone que tiene muchas estrellas, pero yo ya había almorzado, así que lo que hice allí fue merendar.

Paseo de la fama

Una vez salí de la torre de comunicaciones, paseando por los alrededores de una especie de estanque que había allí, me percaté de que estaba andando por encima de esto:



Cosas que no vi

Hay un par de sitios que me hubiera gustado visitar, y de hecho, fui con la idea de ello, pero porque, ignorante de mí, no sabía que estaban a las afueras de la ciudad (a veces soy torpecilla).

- Memorial del campo de concentración de Drachau.
- Castillo de Neuschwanstein.


Conclusión

En fin, he hecho muchas fotos bonitas de Múnich (ver en mi Facebook) y los tours estuvieron muy interesantes... Pero, honestamente, he dejado pasar demasiado tiempo antes de escribir la entrada, como para profundizar en condiciones en todo lo que me aportó la visita a la ciudad...

No obstante, tengo que decir que no soy una persona que normalmente tenga mucho interés por los monumentos o por la Historia. Sin embargo, en Múnich, llegué a sentir mucho interés, e incluso, me planteé volver algún día para ir a los sitios que no fui (no creo que lo haga, porque hay mucho mundo por ver, pero...).

Con lo cual, tengo que decir que la ciudad me ha dejado un buen sabor de boca y la sensación de que tiene mucho que ofrecer, al margen de su archiconocido Oktoberfest, del cual, por cierto, nos explicaron su origen en uno de los tour: empezó como la celebración de la boda de unos reyes, pero los lugareños se lo pasaron tan bien, que se convirtió en tradición.

miércoles, 1 de marzo de 2017

Erasmus: vacaciones entre semestres

El motivo de las vacaciones

Aquí en Alemania… Bueno, por lo menos aquí en Konstanz, hay un mes de vacaciones entre el final de los exámenes del primer semestre y el comienzo de las clases del segundo semestre.

He venido aquí a estudiar, PERO mentiría vilmente si no reconociera que también he venido porque me encanta viajar y quería, sí o sí, aprovechar para conocer sitios nuevos.

Bien, pues, siendo así, tenía claro que este mes de vacaciones había que aprovecharlo.


El método de transporte: Flixbus

Flixbus es una compañía de autobuses de la cual yo desconocía su existencia hasta que se la oí mencionar a otros estudiantes Erasmus.

Bueno, pues bendito el momento en el que supe que existía… La menciono en esta entrada porque, sin ella, probablemente no sabría cómo moverme por Europa, pero es tremendamente fácil organizar los desplazamientos con esta compañía, gracias a la extensa red de itinerarios que tiene. La pega: en España sólo llega hasta Bilbao y Barcelona (jo, me hubiera gustado usarla para moverme por España cuando vuelva, ya que me gusta más que Renfe o las compañías de autobuses españolas).

A pesar de que es una compañía muy popular y muy utilizada por los demás Erasmus (hablan mucho de ella), creo que muchos han optado estas vacaciones por viajar en avión. Yo, sinceramente, creo que prefiero aprovechar la existencia de Flixbus para moverme por esta zona, ya que, al fin y al cabo, sólo voy a estar un año por aquí, y a otros sitios interesantes de Europa ya iré en avión desde Sevilla cuando vuelva.

Pero de eso ya hablo más abajo, en mis próximas intenciones de viaje.


Las vacaciones en cuestión

Tenía la intención de que esta entrada fuera un resumen de mis vacaciones, pero me está saliendo más larga que un día sin pan, de modo que voy a dividirla.

Así pues, puedes hacer click en cada una de las diferentes ciudades que he estado visitando.

Del 18/02/2017 al 27/02/2017:
Konstanz --> Berna --> Heidelberg --> Estrasburgo --> Konstanz

Del 02/03/2017 al 06/03/2017:
Konstanz --> Múnich --> Konstanz


Próximas intenciones de viaje

Tenía intención de haber ido también a Salzburgo (Austria), que me hace mucha ilusión… Pero entre que estoy ya un poco cansada y que la semana que viene va a llover en Salzburgo todos los días…

Me llegué a plantear incluso ir a Amsterdam o Berlín, que están a tomar por culo, pero también tienen conexión con Flixbus. También me planteé coger aviones… PERO, honestamente, tras mucho reflexionarlo… ¿Por qué es mejor coger un avión desde aquí que desde España? En mi caso, por nada… Así que he pensado que voy a conocer los lugares bonitos relativamente cercanos a los que puedo llegar en Flixbus, y ya cuando vuelva a Sevilla, iré a otras partes de Europa.

La verdad es que me gustaría ir a muchos sitios: Salzburgo (Austria), Lucerna (Suiza), algunos pueblos de la Selva Negra (Alemania)… ¿Me dará tiempo a todo antes de volver a España? Cuando hayan empezado las clases estaré ocupada, pero esperemos que sí.

Erasmus: Berna, Suiza (18/02/2017 - 21/02/2017)


Berna fue el primer destino del viaje que hice entre el 18 de febrero y el 27 de febrero. En el momento en que escribo esta entrada, aún no he ido a Múnich, pero voy a irme mañana.

La ruta en Flixbus fue:
Konstanz --> Berna --> Heidelberg --> Estrasburgo --> Konstanz



Foso de los osos

Bueno, sé que a muchas personas no les gusta el tema de que haya animales en cautividad por el mero hecho de ser contemplados o de entretener a la gente. Yo hace muy poco tiempo que he tomado más o menos conciencia de esto, aunque no sé qué pensar, porque supongo que depende del cautiverio en cuestión… De todos modos, intento pensar más sobre si pagar la entrada de un sitio así o no hacerlo (he ido a zoos dos veces en mi vida, pero ya hace tiempo).

En cualquier caso, esta “atracción” de Berna es gratuita (creo), y, además, no pude ver ningún oso, porque por la fecha que fui, estaban hibernando…

Bueno, empezaré por el principio: cuando busqué la lista de cosas que ver en Berna, una de ellas era algo llamado “foso de los osos”, donde al parecer tienen osos en cautividad (no sé en qué condiciones) para que la gente los vea… Esta atracción está, además, muy cerca del Rosengarten (ahora hablaré de este sitio) y del que fue mi alojamiento mientras estuve allí.

De manera que fui a ver osos… Pero no había osos que ver, porque en febrero, se ve que están hibernando.


No obstante, allí al lado había un restaurante canadiense (bueno, lo de que es canadiense no lo sé, pero tenía banderitas de Canadá por todas partes, así que lo supongo), en el cual comí dos veces.



Además, en esa zona había vistas bastante chulas:






Rosengarten

El Jardín de Rosas, o Rosengarten está cerca del foso de los osos y del que fue mi alojamiento, y, como su propio nombre indica, es un jardín, PERO realmente, como jardín, no me impresionó… Lo que le gusta a la gente de este lugar son las vistas. De hecho, en el jardín había alguna gente, pero donde había MUCHA gente era asomada en la parte del mirador. Bueno, y también en el restaurante… Es que era fin de semana.



Centro histórico

El centro histórico de Berna tampoco estaba lejos (lo cierto es que, la parte verdaderamente interesante de Berna, es pequeña), y me resultó muy pintoresco.

Como detalle curioso, me quedo con que los locales tenían una especie de puerta extra que debía dar a un sótano, como en las películas estadounidenses en las que hay un sótano al que se accede desde una puerta exterior inclinada que suele haber en el jardín de la casa… Bueno, pues por la calle principal de Berna había ese tipo de puertas…

Otra cosa pintoresca es que la calle, sin ser peatonal, lo parecía… Por allí podían pasar coches (de hecho, pasaban incluso autobuses), pero no había mucho tráfico, y los peatones iban por cualquier parte. El suelo no estaba asfaltado.

Pues bien, lo más típico de esta zona son las fuentes y la torre del reloj.



También en esta zona, se encuentra el museo de Albert Einstein.


Casa de Einstein

Honestamente, no soy mucho de museos. Es decir, si ya he visto todo lo demás o si hace mal tiempo, pues sí… Pero pudiendo pasear por Berna, no iba a meterme en un museo, lo siento… Sin embargo, como buena consumista golosa y vaga que soy, sí que sacrifiqué un ratito de paseo para tomarme un chocolate en la cafetería colindante a dicho museo, que tiene el mismo nombre.




Catedral de Berna

Bueno, ahora mismo no puedo alabar demasiado la catedral de Berna, pero no porque no sea bonita, sino porque no soy muy monumentera, y, precisamente, la única catedral que me ha encantado en la vida fue la de Estrasburgo, la cual, para colmo, la tengo un poco más reciente.

Pero bueno, siendo justa con Berna, su catedral también es muy bonita:



Alojamiento

El alojamiento de Berna es el que peor relación calidad/precio ha tenido, pero no porque estuviera nada mal, ya que, de hecho, estaba muy bien. Lo que pasa, básicamente, es que fue carísimo… La próxima vez me busco un albergue de mochileros, como hice en Heidelberg.

Erasmus: Heidelberg, Alemania (21/02/2017 - 24/02/2017)


Heidelberg fue el segundo destino del viaje que hice entre el 18 de febrero y el 27 de febrero. En el momento en que escribo esta entrada, aún no he ido a Múnich, pero voy a irme mañana.

La ruta en Flixbus fue:
Konstanz --> Berna --> Heidelberg --> Estrasburgo --> Konstanz


Algunas fotos parecen un poco raras (el cielo blanco en vez de azul o gris...), porque estaba nublado y tuve que aumentar el brillo de la cámara... Si no, salían demasiado oscuras, aunque no sé qué es peor. En fin, el sitio es muy bonito, de verdad, aunque las fotos no le hagan justicia.


Castillo de Heidelberg

Al castillo de Heidelberg se puede subir tanto andando como en funicular… Como buena vaga que soy, elegí hacerlo en funicular.



El castillo está muy bien, pero la verdad es que lo que más me gustó de subir allí, fueron las vistas de Heidelberg desde esa altura:



De hecho, aunque el castillo en sí me gustó, diría que se ve más bonito desde las calles de Heidelberg, de noche:


Aunque mi móvil hace pésimas fotos de noche, lo siento… Por eso se ve borrosa (y si le activo el flash, además salen verdes).


Alte Brucke

Otro sitio bonito de Heidelberg es el puente viejo:




Y este bicho tan feo se supone que es la mascota de la ciudad:



Las calles de Heidelberg

En general, me gustó muchísimo pasear por las calles de Heidelberg, tanto de día como de noche.






Alojamiento

Heidelberg ha sido el primer destino de mi vida en el cual me he alojado en un albergue para mochileros (o hostel, como se le llama últimamente). Es decir, uno de estos alojamientos en los que compartes habitación con el ciento y la madre… Tenía miedo de cómo pudiera ser… Y… ¡Resulta que he dormido como un bebé! ¡Y tenía desayuno incluido!

Así que mi veredicto es: una estupenda relación calidad/precio.

De hecho, para el viaje que me he organizado a Múnich mañana, me voy a alojar en otro sitio así. No digo que no los haya horribles, que puede ser… Pero he descubierto que hay algunos que están muy bien.

El nombre del sitio en el que me alojé en Heidelberg es “Lotte - The Backpackers”.

Erasmus: Estrasburgo, Francia (24/02/2017 -27/02/2017)

Estrasburgo fue el último destino del viaje que hice entre el 18 de febrero y el 27 de febrero. En el momento en que escribo esta entrada, aún no he ido a Múnich, pero voy a irme mañana.

La ruta en Flixbus fue:
Konstanz --> Berna --> Heidelberg --> Estrasburgo --> Konstanz


Plaza de la Catedral y Catedral de Notre Damme (no, no es la del jorobado)

La catedral de “El Jorobado de Notre Damme” está en París, pero la de Estrasburgo se llama igual.

No soy una persona muy monumentera, soy más de paisajes. Es decir, me suele seducir más una imagen general de una zona, que un edificio en concreto. Por eso tiene tantísimo mérito que la catedral de Estrasburgo me haya encantado. Porque sí, me ha encantado.

Bueno, tengo que decir que el paisaje de alrededor es genial también: la plaza en la que está ubicada la catedral está rodeada por "edificios" y locales del estilo habitual de Estrasburgo, el cual me encanta. A lo mejor, en el fondo, es por eso por lo que me ha encantado la catedral… Pero… Creo que no es sólo eso… La catedral en sí también es la que más me ha gustado de las que he visto en mi vida. Puede que para alguien esté diciendo un disparate, pero bueno, sobre gustos…








Esta foto de noche no está hecha desde la Plaza de la Catedral, pero si la hubiera hecho con una buena cámara (mi móvil es una mierda para las fotos de noche, salen borrosas sin flash y verdes con flash) y desde más cerca (iba a perder el tranvía), hubiera sido genial:



La Petite France

Estoy enamorada de Estrasburgo, de verdad… Las comparaciones son odiosas, y no quiero desmerecer ni a Berna, ni a Heidelberg, que también me han gustado, ni tampoco a ninguna de las demás ciudades que he visitado en mi vida, pero creo que Estrasburgo es la ciudad más bonita en la que he estado.

En fin, dejo fotos de este barrio de Estrasburgo (La Petite France), ya que, a veces, sobran las palabras:









Es curioso que se llame “La Petite France”, porque precisamente, y sin ser ninguna experta, creo que bebe mucho del “diseño” de los pueblos alemanes (¿e incluso suizos?). Al fin y al cabo, Estrasburgo es francesa, pero tiene mucho de alemana.

En fin, estando en La Petite France, me metí en un restaurante con una decoración pintoresca:




Parlamento Europeo de Estrasburgo

Este sitio no tiene ningún interés estético, pero… Ya que estaba en Estrasburgo, me quise hacer una fotillo allí. Hay muchas más sedes europeas (y bastante más bonitas) en Estrasburgo, pero no tenía tiempo de verlas todas si quería ver los sitios que realmente merecen la pena. Aunque precisamente, creo que pasé cerca de un par de ellos en alguna ocasión y no les hice fotos, pero bueno…




Parque L'Orangerie

Bueno, cuando entré en este parque pensé… Vale, pues… Un parque… No parecía tener nada de especial… Pero en realidad descubrí que tiene sus cosas especialillas… Para empezar, tiene dentro… ¡Una bolera! (No lo pongo entre admiraciones porque me encanten o algo así, sino porque no me lo esperaba…). Y en ese mismo edificio (el cual, por cierto, desde fuera no aparenta ser lo que es) había también un restaurante, que fue donde almorcé ese día. Obviamente, no me pasé el día en el edificio… Primero, porque no hay nada más que esas dos cosas (creo…), y segundo, porque había ido para ver el parque…

En este parque hay una zona que a los acérrimos amantes de los animales quizás disgustaría. Yo me empecé a plantear hace poco el tema de no pagar por ir a zoológicos (he estado en dos en mi vida), para no contribuir al maltrato animal, pero… En este parque hay un minizoo gratuito, por así decirlo:


¡Había hasta monos! ¡Y un búho! Lo que pasa es que no quiero cargar la entrada de blog con fotos de bichillos varios…


Barrage Vauban

Bueno, pues hay otra zona emblemática de Estrasburgo a la que fui a hacerle fotillos… Honestamente, no sé si “Barrage Vauban” es como se llama el puente o la zona…




Alojamiento

El alojamiento en Estrasburgo tenía también muy buena relación calidad/precio. No era un albergue de mochileros en esta ocasión, sino un hostal, pero aun así era un hostal muy baratito y del cual no tengo ninguna queja. Se llama “Cap Europe”.


Conclusiones

Estrasburgo es la primera (aunque esperemos que no la última) ciudad con la que me ocurre que, tras visitarla, no siento simplemente que ya he cumplido viéndola una vez en la vida, sino que me deja con ganas de volver.

Nunca he estado en París, y tengo intención de ir algún día, probablemente más pronto que tarde (¿quizás cuando termine el Erasmus?), pero… Dudo que pueda ser más bonita que Estrasburgo… Lo mismo me equivoco y sencillamente Francia es la polla de Bedolla...