Los asuntos de Copyright se tratan en la parte inferior de la página.

Entradas por categorías

domingo, 11 de junio de 2017

Erasmus: Zúrich, Suiza (06/06/2017 – 10/06/2017)

Como ya he explicado en la entrada de Milán, mi segundo y último destino durante la semana de vacaciones de junio, ha sido Zúrich.

De modo que, los trayectos en Flixbus, fueron los siguientes:
Konstanz --> Milán --> Zúrich --> Konstanz


Yendo de Milán a Zúrich, volví a atravesar Suiza, esta vez de sur a norte, y me convencí todavía más de que tengo que ir este verano a sitios que tengan los típicos paisajes suizos. Para hacerse una ligera idea, estas fotos tomadas durante el viaje pueden servir de ejemplo:



En contraste con lo larga que me ha salido la entrada de Milán, creo que la de Zúrich me va a salir más bien cortita, porque, si bien es cierto que la ciudad es muy bonita, también lo es que mi estancia allí estuvo cargada de improvisación… Fui haciendo lo que me pidió el cuerpo. Con lo cual, contarlo de manera estructurada es más complicado… Aun así, lo intentaré.


Además de pasear por la zona del río Limmat y de comprarme una sudadera, fui al parque Lindenhof, al cual se llega subiendo unas escaleras y un par de cuestas. Merece la pena, porque las escaleras no son muy angostas (si lo fueran, puedo asegurar que no las subiría), ni excesivamente largas… Tampoco las cuestas son excesivamente largas ni empinadas. En resumen, el suplicio no es tanto, y una vez allí, tienes unas buenas vistas de Zúrich:



Pero no era el único sitio en el que se podían hacer fotos desde cierta altura. Cerca de mi alojamiento, había una parada de funicular. Antes de irme de Erasmus, no conocía este medio de transporte, pero ya he hecho uso del mismo en tres ciudades (Heidelberg, Salzburgo y Zúrich). En el caso de Zúrich, el funicular te lleva a una zona de universidades, en la cual hay un mirador, desde el cual, nuevamente, volví a tener buenas vistas de Zúrich:




Como anécdota extra, comentar que, paseando por Zúrich, me encontré con esto:


Gastronomía

Otra cosa que hice en Zúrich, fue meterme en un supermercado Coop. Ya había estado en dos de ellos: en San Galo y en Berna. Son supermercados famosos en Suiza. Digamos que es lo que sería el Mercadona en España o el Tesco en Irlanda y en Reino Unido. Me metí con la intención de comprar chocolate o queso. Compré chocolate, pero tengo que ir un día a Kreuzlingen (la ciudad suiza con la que Konstanz hace frontera) a por queso, porque tenían una gran variedad, y por lo visto, son elaborados de manera mucho más natural que en España, ya que, por lo visto, en Suiza tienen normas sobre cómo tratar a las vacas y a las cabras con cuya leche elaboran los quesos.


Además, comí en un restaurante típico suizo, en el que me pusieron, entre otras cosillas, rösti. Esto ya lo había probado en Berna. Es un plato hecho con patatas, que tiene toda la pinta de ser tortilla de patatas, hasta que lo pruebas y te das cuenta de que no es una tortilla.


Alojamiento

Me alojé en el hostel Lindas Beauty. Fue caro, pero mucho más barato que cualquier otra opción en Zúrich… Es lo que tiene Suiza… Es un país precioso, pero carísimo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario